ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

A pesar de que a estas alturas del año muchas veces aún sufrimos las altas temperaturas de los últimos días del verano, poco a poco el otoño empezará a entrar en nuestras vidas.

Su llegada no solo trae consigo escenas bucólicas con árboles en tonos ocre y hojas por el suelo. También llega con él el temido momento del cambio de armario.

Aunque para muchos supone un drama pensar en jerséis y abrigos, es verdad que muchos otros disfrutan con la ilusión de la llegada del frío. Amantes y detractores de la ropa de invierno atraviesan el mismo drama: el cambio de armario de otoño.

Antes de que la pereza se apodere de ti, queremos que veas lo sencillo que puede ser el cambio de armario con estos 5 consejos:

Consejos para el cambio de armario de otoño

  • Ten bien claro la ropa que vas a apartar. Aunque la época de verano se caracteriza por el uso de prendas muy diferentes a las de invierno, muchas otras son atemporales y las tenemos siempre a mano. Prendas de este tipo son chaquetas, pantalones, trajes, zapatos… Por otro lado, tenemos otros artículos que de seguro guardaremos hasta que vuelvan las altas temperaturas, como pantalones cortos, shorts, camisetas o vestidos de verano, así como calzado abierto como sandalias y chanclas. Aparta todos estos elementos y prepáralos para ser retirados.
  • Guarda correctamente estas prendas. La mayoría irán en cajas. Es recomendable que dobles la ropa de la mejor forma para que abulte lo menos posible. Si decides guardar tu ropa de otoño en un trastero, te recomendamos que para la ropa que no puedes guardar en cajas utilices unos burros, o bien unas cajas armario que te permitan conservar tu ropa perchada para que no se arrugue. Es perfecta para vestidos, trajes o abrigos.
  • Aprovecha para dar una limpieza a fondo a tu armario. Con el uso de la ropa aparecen muchas pelusas y polvo dentro de los armarios. Si están llenos es complicado limpiarlos, pero una vez estén vacíos verás que con una pasada puedes dejarlo impoluto.
  • Saca tu ropa de invierno. Seguramente al haber estado durante tantos meses guardada pueda tener un olor a cerrado. No está de más que des un lavado a tus prendas antes de guardarlas en el armario. Recuerda que este tipo de ropa muchas veces está sujeta a lavados delicados, así que revisa la forma correcta de lavar tu ropa antes de arriesgarte a estropearla.
  • Una vez tengas tu ropa de invierno en perfectas condiciones, limpia y seca, ya puedes guardarla en tu armario. Este es buen momento para que hagas también una selección de las prendas que crees que ya no vas a utilizar más para poder donarlas a gente necesitada.

¿Has visto que no es tan complicado como parece? Una buena organización y tener claro qué ropa vas a retirar y qué ropa vas a usar te ayudará en esta tarea, así como tener un trastero y unas buenas cajas para almacenarla hasta que vuelva el calor.