INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

La organización en las habitaciones y zonas de estudio suele ser siempre un lugar de conflicto. Por ese motivo, os traemos 5 consejos para ser ordenado y no invertir mucho tiempo recogiendo ese espacio. De esta forma, tendrás una habitación siempre organizada y encontrarás los documentos o la ropa que buscas con facilidad. Así, será de gran ayuda para ti… y para tu familia.

No dejarlo para mañana

Una de las cosas más importantes a la hora de mantener en orden un espacio es no dejar su organización para más adelantes. Así, una vez que terminemos de trabajar o estudiar, es imprescindible colocar todo en su lugar adecuado. De esta forma, conseguimos que los objetos no se vayan acumulando y posteriormente nos dé mayor pereza ordenar. Además, si recogemos justo en el momento de terminar, conseguiremos crear un hábito que nos ayudará posteriormente a encontrar nuestras pertenencias y tener un mayor control sobre los elementos de nuestro lugar de trabajo o residencia.

Cada objeto en su lugar

Sin duda, uno de los elementos más necesarios para ser ordenado es contar con un espacio para cada elemento. De esta manera, cada libro, prenda de ropa, ordenador o cualquier otra pertenencia tendrá su espacio. Así, conseguiremos que los objetos no se amontonen en un solo espacio y que toda la habitación tenga una sensación mayor de orden.

Para ello, es importante planificar dónde puede ir cada objeto. De esta manera, deberemos guardar cerca aquellos que utilicemos de forma cotidiana. Además, deberemos tener separados aquellos que se utilicen para tareas diferentes. Así, no correremos el riesgo, por ejemplo, de que un bolígrafo pueda mancharnos un pantalón o camiseta.

Muchas veces somos desordenados porque no tenemos espacio suficiente en nuestras casas para guardar todas nuestras pertenencias, por esta razón la mayoría de las veces se hace necesario contar con un trastero donde poder guardar todas estas cosas.

Carteles y notas

La mayoría de las personas ordenadas no lo consiguen solamente por haber nacido así. De esta forma, lleva un trabajo y una constancia conseguir ser realmente ordenado. Por eso, en muchas ocasiones, dejar notas para recordarte qué debes hacer o dónde debes colocar un objeto suele ayudar. Así, podrás acordarte qué debes ordenar y el espacio en el que debes colocar cada objeto. Convertirse en una persona ordenada es una tarea que conlleva trabajo y sacrificio.

Tirar lo innecesario

Para saber cómo ser una persona ordenada es fundamental alcanzar este objetivo. Somos muchos los que tenemos la extraña costumbre de guardarlo todo. Cualquier objeto o recuerdo nos parece valioso o importante por alguna razón en particular. Sin embargo, esta costumbre nos suele llevar a almacenar objetos sin ningún tipo de uso que convierten el espacio en un lugar prácticamente inhabitable. Así, terminamos sin encontrar hueco para las cosas necesarias y acabamos dejando todo en un montón totalmente desorganizado.

Organización virtual

El último de los consejos sobre cómo ser una persona ordenada hace referencia a nuestra parte virtual. De esta manera, todas aquellas personas que son ordenadas con sus carpetas de escritorio o de email, también consiguen serlo en el día a día con los objetos tangibles. Por esta razón, es un buen ejercicio mantener nuestro ordenador limpio tanto por fuera como por dentro. Nos ayudará a crear ese hábito que consiga convertirnos en una persona ordenada y organizada.