INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Cambio de trabajo, de estudios, de residencia… A menudo el final del verano supone un punto de inflexión en la vida de muchas personas, y la llegada de septiembre está en ocasiones muy ligada a grandes cambios.

En esta época de cambios las mudanzas son todo un clásico, bien porque te has comprado una casa, porque vas a realizar una reforma, porque te has cambiado de alquiler o porque vuelves a tu residencia habitual después de unas largas vacaciones viviendo en otro lugar. Si alguno de los mencionados es tu caso, probablemente no sepas ni por dónde empezar.

No te preocupes, porque en este post trataremos de darte unos tips para que tu mudanza sea todo un éxito y no pierdas la cabeza en el intento.

 

1.- Organización

Está claro que si no te organizas bien una mudanza puede ser un auténtico caos que se puede convertir en toda una pesadilla. Así que, respira profundamente y organízate bien, es la clave.

Piensa todo lo que tienes y en si necesitas llevar a tu nueva casa todo lo que tienes en la actualidad. Una vez lo tengas claro, debes pensar en el proceso logístico que vas a seguir, porque no es lo mismo llevar todo directamente a la nueva casa o llevarlo a un trastero de alquiler porque tu futura vivienda está de obras. Puede que tengas que desalojar tu vivienda actual pero no puedas meter todas tus pertenencias en tu nueva casa hasta dentro de unos meses. Las opciones que pueden darse son diversas, así que tienes que tenerlo claro para que la logística sea lo más sencilla posible.

Asimismo, no hagas más planes para tu día de mudanza, porque seguro que te llevará más tiempo de lo que te imaginas y terminarás agotado después de estar moviendo cajas y cajas.

 

2.- Deshazte de todo lo que no necesites

Las mudanzas suelen ser un buen momento para hacer una buena limpieza, porque normalmente es entonces cuando nos damos cuenta de que en nuestro día a día utilizamos solo una pequeña parte de todo lo que tenemos en casa. ¿Para qué guardar esas zapatillas que hace años no te pones? ¿O para que seguir ocupando espacio en tu cocina con vajilla que no has utilizado nunca? No lo pienses más, deshazte de ellos de la mejor manera que consideres: echa esos objetos a la basura, llévalos a ONGs solidarias, véndelos en Internet…

Piensa cuál es la mejor opción para cada uno de los objetos pero ponte manos a la obra, ya que eso también te llevará su tiempo.

 

3.- Selección y organización de cajas

Esta parte suele ser fundamental, porque sin cajas difícilmente podrás llevar adelante una mudanza. Así que, hazte con un buen número de cajas de cartón de varios tamaños y organízalas según tus prioridades: elementos sensibles, ropa de cama, grandes objetos, ropa, discos y libros…Una buena organización previa te ahorrará disgustos y pérdidas de tiempo.

 

4.- Busca ayuda para hacer la mudanza

Tu presupuesto también marcará tu proceso de mudanza, ya que si tienes presupuesto para ello probablemente puedas permitirte el contratar a una compañía que se encargue para todo el proceso de mudanza.

En caso negativo, deberás pedir ayuda a amigos o familiares para que te ayuden en este proceso tan aparatoso. Lo que está claro es que es tremendamente difícil que puedas hacerlo todo tú, así que mentalízate de que de alguna manera o de otra, tendrás que pedir ayuda.

 

Por último, si tienes que guardar todas tus pertenencias en un lugar de manera temporal, también podrás optar por el alquiler de trasteros, lo que te permitirá guardar todo lo que necesites de manera segura. Si crees que es una opción que puede adaptarse a tus necesidades, no dudes en contactarnos.