INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Si alguien vaticinara hace algunos años o décadas que un virus provocaría un parón a nivel mundial pocos le creerían. De hecho, la mayoría negaría rotundamente que eso pudiera pasar. Pero, si, ha sucedido. El covid-19 ha sacudido nuestro mundo y nos ha llevado a una situación que nunca antes imaginaríamos.

El teletrabajo era, hasta ahora, una opción que muy pocas empresas barajaban e implantaban, pero en estos momentos de confinamiento el teletrabajo se ha convertido en la única alternativa para poder mantener la actividad laboral de un negocio.

Si nunca antes te ha tocado trabajar desde casa, probablemente te encontrarás muy perdido y no sabrás por dónde empezar para preparar tu casa como espacio de trabajo, así que ten en cuenta las siguientes claves:

1.- Busca o adapta un espacio para trabajar

Parece una afirmación lógica, pero no lo es. No se trata de buscar un lugar donde simplemente podamos colocar un ordenador y nuestros papeles, sino que tenemos que esforzarnos en buscar el lugar ideal en nuestra casa para que podamos desempeñar nuestro trabajo de manera óptima. Busca un espacio luminoso donde no haya distracciones y puedas colocar todos los elementos que necesitas para realizar tu trabajo. Se trata, en definitiva, de dar con el lugar en el que nos sintamos cómodos.

2.- Deshazte de todo lo que no necesites

Ahora que tu casa se convierte en tu oficina, te habrás dado cuenta de que hay miles y miles de objetos que estorban, que te quitan espacio y que no has utilizado desde hace años. Este es el momento para deshacerte de ellos. Puede ser que se trate de objetos que vayas a utilizar en la siguiente temporada, por lo que deberías de encontrar un lugar o un trastero para guardar en él todo lo que en estos momentos no te resulta imprescindible.

3.- Luz natural

Ahora que nuestra casa es nuestra oficina nos veremos en la necesidad de cuidar mucho la factura de la luz. Pero, más allá de por motivos económicos, deberemos de tratar de buscar siempre la luz natural porque siempre es la mejor opción para la salud de nuestros ojos. Así que, intenta que tu oficina se encuentre en el lugar más luminoso de la casa para que puedas aprovechar al máximo la luz natural del exterior. Si no es posible, puedes recurrir a lámparas o luces artificiales, pero intenta que sean lo más agradables posibles para que tu despacho siga siendo un lugar agradable.

4.- Un lugar exclusivo para trabajar

Cuando el espacio de tu vida laboral y personal se desarrolla en tu casa es imprescindible tratar de separar ambas lo máximo posible para evitar problemas. En este sentido, la clave está en que el espacio para desarrollar tu actividad profesional sea exclusivamente para eso, para trabajar.  Así, una vez finalices tu jornada laboral, podrás abandonar ese espacio y dedicarte por completo a tu vida familiar. Por lo tanto, siempre que tengas la opción, diseña tu espacio de trabajo en una habitación completa para desarrollar en ella tu trabajo. En el caso contrario, podrás recurrir a mamparas o biombos.

El alquiler de trasteros es una opción para que puedas almacenar en ella todos esos elementos que te estorban y te quitan espacio en casa. Así que, si necesitas un trastero en Madrid o alrededores, puedes contactarnos aquí.