INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Nuestras habitaciones son el alma de nuestros hogares, el espacio donde dormimos, descansamos y soñamos. Si tenemos en cuenta que dormimos aproximadamente 8 horas diarias, podríamos decir que pasamos de 20 a 25 años de nuestra vida durmiendo, lo que supone un tercio de nuestras vidas. Y eso sin tener en cuenta el tiempo que pasamos en nuestra habitación leyendo, viendo la televisión o incluso ordenando las ropas de nuestros armarios.

Hablamos del espacio más privado de nuestros hogares, donde nos sentimos seguros y reconfortados. En vista de la importancia que otorga el espacio de descanso en nuestras vidas, no queda duda de que tenemos que cuidarlo con especial mimo.

Pero, ¿qué sucede si este espacio tiene pocos metros cuadrados? Si aprovechas bien cada rincón, podrás optimizar el espacio sin descuidar el diseño y la decoración, así que, ¡toma nota!

1.- Selecciona objetos útiles

Si contamos con un espacio reducido, la clave está en utilizar objetos que decoren nuestra habitación pero que también sirvan para almacenar diferentes objetos. Los cestos de mimbre o las cajas de madera, por ejemplo, son elementos que ayudarán en la estética de tu habitación y que, además, podrás utilizar para guardar ropa sucia, zapatos o libros.

2.- Aprovecha el espacio que hay bajo tu cama

Siempre hay que tener en cuenta el espacio de debajo de nuestras camas, pero mucho más si la habitación dispone de pocos metros cuadrados. Así que, ¿por qué no guardar bajo la cama cajas con juguetes, ropa fuera de temporada o libros antiguos? Seguro que darán mucho más espacio a tu habitación. Para ello, puedes utilizar tanto cajas de madera como cajas plástico con ruedas.

3.- Muebles multifuncionales

Los muebles multifuncionales pueden ser un excelente recurso para optimizar nuestro espacio. Así, podemos optar, por ejemplo, por una cama que se recoja y que también nos pueda servir como escritorio. Otra opción puede ser hacernos con una estantería reversible, aprovechando así el espacio de los dos lados y utilizarlo como espacio de almacenaje de ropa y de libros, por ejemplo. Eso sí, no olvides que lo mejor será adaptar estos muebles a tus necesidades para que puedas darles el máximo rendimiento posible.

4.- Iluminación adecuada

¿Qué sería de un hogar sin luz? Es un factor realmente importante para dar vida a nuestras habitaciones y más aún si el espacio es pequeño. Por lo tanto, nuestro consejo es que aproveches en la mayor medida posible la luz natural que entre a tu cuarto.

No te preocupes si la ventana no es demasiado grande, porque siempre se pueden utilizar espejos para apoyar a la luz proveniente del exterior, lo que dará mayor sensación de amplitud al espacio. Los colores de tus muebles, paredes y complementos también pueden ayudar en ese sentido, así que opta siempre por tonalidades claras para favorecer la sensación de amplitud.