INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Si no es siempre, casi siempre tenemos en mente que, si algo ocupa espacio, dónde va a estar mejor que en nuestro trastero. Esta frase es verdad al 50%, puesto que un trastero está para almacenar trastos, pero y ¿Qué objetos deben o no deben guardarse ahí?

Nosotros podríamos decir que todo lo que nos ocupa espacio está mejor en un trastero que en la basura o que hacinado en cualquiera de nuestros armarios, pero lo cierto es, que no todos los objetos durarán eternamente si los almacenamos ahí, dependiendo cómo lo hagamos.

Hay que asumir que hay algunas pertenencias a las que hay que buscarles sitios alternativos si lo que queremos es poderlas conservar útiles durante mucho tiempo. También sería oportuno pulir este Síndrome de Diógenes generalizado y apostar solo por cosas que en un futuro utilizaremos, si no, dejaría de ser práctico. Hay que evitar que la pena del recuerdo nos invada, porque si no, acabará por invadir también nuestro trastero.

Una de las cosas que se desaconsejan, es archivar documentos importantes en nuestro trastero. Guardar papeles bien ordenados y dentro de unos clasificadores no es mala opción, lo que sí lo es, es guardar documentos como escrituras de una casa, contratos de trabajo, los papeles del coche… ¿Por qué? Sencillamente porque lo más práctico es tenerlos mano por si se necesitan, aunque también dependiendo de cómo sea tu trastero, pueden llegar a estropearse. Nada pasa si decides mantener unos años más los libros o apuntes de la universidad, por ejemplo, pero eso probablemente no necesites consultarlo de manera urgente en un momento dado.

Tampoco es una apuesta segura que guardes reliquias de mucho valor que pretendes transmitir a futuras generaciones, solamente pensando en una inundación, lo mejor es que si hubiera algo que quisieras guardar, fuera de grandes dimensiones para poderlo localizar en caso de que pasase algo, y si está cubierto de algún material que lo proteja, puede que se mantenga pase lo que pase.

Otra cosa típica que guardamos y que es realmente antihigiénico si no se almacena correctamente, es la ropa de cama. Hay que contar con el factor humedad, por lo que, si no está bien envuelto en plásticos evitando así ningún tipo de deterioro, será mejor buscarles un hueco en alguna zona de nuestra casa, de lo contrario, solo se guardarán para, a posteriori, tirarse a la basura.

No es ninguna broma almacenar especialmente bien las sábanas y mantas, ya que es algo en lo que nosotros después apoyamos nuestro cuerpo, y sobre todo nuestra cara. Es verdad que una vez recuperadas del trastero siempre se lavan, pero en ocasiones, poco importa las veces que las laves que hay olores y suciedades que no salen por mucho que insistamos. Además, en este caso concreto ya hablamos de problemas de salud, que la ropa de cama tenga humedad, etc. puede provocar dolores de cabeza y hasta dificultad respiratoria.

Otro recurso que se suele usar es dejar comida enlatada en el trastero, bien es cierto que, si el movimiento de esta comida es muy frecuente, no pasaría nada, pero no nos olvidemos de los mensajes que leemos en muchos envases; hay que conservarlo en lugares poco húmedos, y con un clima uniforme.

Desde luego si algo queda claro, es que la manera de guardar cualquier objeto requiere dedicación. Si se almacena con mimo y cuidado, posiblemente su duración sea mucho mayor que si no se hace.

¿Necesitas reubicar tus pertenencias y poner un poco de orden? Si estás pensando en alquilar un trastero, puedes solicitar más información a través de la web de GlobalBox