ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

Saber qué cajas para embalar tienes que usar te evitará muchos problemas a la hora de realizar una mudanza. De esta forma, contar con los contenedores adecuados para tus pertenencias debe ser algo primordial en estas tareas. Así, todos tus objetos estarán perfectamente asegurados y evitaras posibles sustos cuando desembales los paquetes en tu hogar. Ten en cuenta los siguientes consejos para escoger el recipiente adecuado para guardar los elementos de tu hogar. Solamente así podrás realizar un cambio de objetos tranquilo y esperar hasta abrir el paquete la próxima vez sin ningún tipo de presión.

Cajas para embalar: cartón

Sin duda, las cajas para embalar más utilizadas en todo tipo de mudanzas son las cajas de cartón. Así, el cartón permite la creación de cajas de distintos formatos y tamaños. Además, se adapta perfectamente a cualquiera que sea la forma del elemento que vamos a introducir. Por otro lado, el cartón es un material económico, sostenible y poco pesado. Esta última característica nos ayudará en el transporte de los objetos al no añadir un peso extra debido al embalaje. De esta manera, el cartón ha sido siempre el principal material seleccionado en el embalaje de objetos.

Sin embargo, por otro lado, el cartón no es una opción sin ningún tipo de fisuras. Así, si estamos pensando en guardar los objetos durante un largo periodo de tiempo en lugares húmedos, el cartón podría ser la pero opción. De esta manera, este material no aguanta prácticamente la humedad y se ver perjudicado de forma estructural. Las cajas de cartón que reciben agua se descomponen y pierden toda su capacidad de protección. Por otro lado, las cajas de cartón para embalar deben tener una protección interior. Al ser tan livianas, no protegen de posibles golpes exteriores de la misma forma que otro tipo de embalajes. Para ello, se suele utilizar papel de burbuja y así amortiguar los posibles golpes que pudieran sufrir las piezas.

Cajas para embalar: otros embalajes

A parte del cartón, las cajas de embalar para mudanza pueden estar compuestas por infinidad de materiales. Así, cada día existe una profusión mayor de cajas antihumedad para trasteros. De esta forma, se consigue proteger los elementos guardados frente a posibles problemas derivados del agua o la humedad que en ocasiones aparece en los trasteros. Este tipo de cajas para embalar suelen estar fabricadas a base de plástico y derivados del mismo. Así, se mantiene la ligereza en el producto al mismo tiempo que se consigue una mayor protección.

Por otro lado, a menudo, los usuarios utilizan cajas de madera para embalar. De esta forma, las cajas de para embalar de este material permiten que puedan apilarse unas sobre otras. Su estabilidad, dureza y protección son mayores que las nombradas anteriormente y, en algunos casos, se pueden organizar de forma estética. Esta última característica puede ser considerada cuando no disponemos de un local para almacenar y tenemos que guardar los objetos en nuestra vivienda habitual. Así, como podéis observar, existe un tipo de embalaje para cada uno de nosotros según nuestras necesidades y espacio disponible.