INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Cuando pasan las Navidades sentimos un poco de nostalgia por esos días tan bonitos que han pasado, pero también nos horroriza la idea de seguir viendo los adornos de Navidad en casa cuando ya no tienen sentido.

Vamos a darte una serie de consejos para ayudarte a que tu casa vuelva a ser la que era antes de las Navidades.

5 consejos para que tu casa vuelva al a normalidad:

¿Tienes dónde guardar los adornos? Quizá sean tus primeras Navidades y aún no te hayas percatado de que el árbol de Navidad queda precioso en tu salón, pero después hay que guardarlo. Por suerte existen soluciones y puedes encontrar un trastero cerca de casa donde poder almacenarlo. Y ya que lo tienes, no lo utilices solo para los adornos de Navidad, sino para guardar todo lo que no necesitas en casa y te ocupa espacio.

Utiliza cajas y bolsas resistentes. Los adornos de Navidad y el árbol suelen venir en cajas cuando los compramos. Dentro de ellas vienen colocados perfectamente al milímetro, lo que hace prácticamente imposible volver a guardarlos igual. Te recomendamos que compres unas cajas de cartón o plástico resistentes y de diferentes tamaños. Dentro de ellas podrás guardar toda la decoración navideña, indicando por fuera el contenido de la caja para, así, de un solo vistazo saber si dentro está el árbol, las bolas, coronas, etc. Es importante que estas cajas sean sólidas y resistentes para que te permita apilarlas sin problemas y poder aprovechar aún más el espacio de tu trastero.

Guarda debidamente cada adorno. Como habrás podido comprobar, la belleza de los adornos de Navidad solo es comparable a su fragilidad. Con mucho cuidado, envuelve en papel de burbuja aquellos elementos que puedan golpearse entre sí y romperse. En caso de que no tengas papel de burbuja, puedes recurrir a trapos de cocina viejos o papel de periódico. Es muy importante que en las cajas coloques en la parte inferior aquellos que sean más pesados, dejando en la parte superior los más delicados. Como recomendación, pon en una caja aparte todos los que sean de cristal o casco y especifica que la caja es frágil. Puede que en algún momento sea tu pareja o tus hijos quienes vayan al trastero y siempre está bien que lo tengan en cuenta.

Lleva las cajas con mucho cuidado hasta tu trastero y ubícalas en una zona en la que no estorben y no necesites moverlas.

• Ahora que ya has retirado la decoración de Navidad, solo tienes que volver a sacar tu decoración habitual, que puede que la hayas guardado en tu trastero para que no ocupe espacio en tu casa. Tras esto, te aconsejamos pasar la aspiradora, sobre todo por la zona donde estaba el árbol para así acabar con toda la purpurina y el espumillón hasta el año que viene.

Y, sin darte cuenta, ¡tu hogar volverá a ser el que era antes de la Navidad!