INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Alquilar un trastero supone tener un espacio extra en el que poder guardar las cosas que no vas a necesitar durante un tiempo.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es mantener el orden dentro de un trastero para tener tus pertenencias organizadas y lo más a mano posible por si en algún momento necesitas recurrir a ellas. Pero no solo el orden es importante, sino que la limpieza debe jugar un papel fundamental dentro de nuestro trastero.

Como el trastero es una parte externa a nuestro hogar, muchas veces la tendencia es olvidar las tareas de limpieza y eso puede ser un grave error ya que la falta de higiene puede suponer el deterioro de los objetos que tenemos dentro.

El tipo de rutina de limpieza dependerá en gran medida de las dimensiones del trastero y de la superficie empleada, así como de los objetos que tengamos guardados en su interior y la forma de almacenarlos.

Pasos a seguir para mantener limpio un trastero

  1. En primer lugar, intentaremos mantener el espacio lo más despejado posible para facilitar la tarea de limpieza. Utiliza los productos habituales para la limpieza de tu hogar.
  2. Presta atención a las paredes. Antes de limpiarlas con un trapo y el producto limpiador que consideres en función del material de las paredes del trastero, es recomendable que observes si hay manchas extrañas que puedan deberse a humedades o algún tipo de deterioro del espacio. Detectar este tipo de desperfectos a tiempo ayudará a mejorar la conversación de las pertenencias que guardes en tu trastero. Si localizas algún foco de humedades, contacta cuanto antes con el servicio de atención al cliente para que lo tengan en cuenta y puedan solucionar la incidencia a la mayor brevedad posible.
  3. En el caso de que dentro de tu trastero tengas estanterías, ve retirando los elementos que tengas sobre ellas y pasando un paño húmedo para eliminar todas las partículas de polvo y suciedad. Es importante también que limpies la superficie de las cajas u objetos que tengas en cada balda de las estanterías. Te recomendamos que tengas siempre una pequeña escalera dentro de tu trastero para poder acceder de manera segura a las baldas más altas y así también poder limpiarlas correctamente. En la medida de lo posible, procura utilizar estanterías que estén cerradas a modo de armario o mantén todos los objetos que coloques sobre ellas en cajas para facilitar la limpieza.
  4. Para los trasteros más encaminados a almacenar ropa colocada en burros, la mejor opción es guardar esta ropa en fundas para que no esté en contacto directo con el polvo que pueda haber dentro del trastero. Ya que la ropa es más difícil de limpiar en el trastero, bastará con que lo hagas cuando la vayas a utilizar, ya sea en casa en la lavadora o recurriendo a una tintorería profesional.
  5. Por último, barre el suelo y friégalo con lejía o algún otro desinfectante.

Es importante repetir esta rutina en la medida de lo posible. Así, al menos una vez al año deberíamos limpiar en profundidad nuestro trastero.