INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Si aún no te ha tocado, tarde o temprano descubrirás que hacer una mudanza es de las peores cosas que puedes vivir como ser humano, y aunque pueda parecerlo, no es una exageración. Sí por el contrario, has llegado aquí porque en breve te tocará afrontar un traslado de vivienda y ya has comenzado a sentir los primeros síntomas del estrés, no te preocupes, aquí vas a tener la ayuda que buscas y necesitas.

Sigue estos pasos y ninguna mudanza por dura que sea podrá contigo

Antes de empezar el listado, déjanos decirte que en este artículo descubrirás uno de los mejores consejos que quizá desconocías si planeas hacer un traslado de domicilio. Hecha ya la necesaria mención, vamos con los consejos que te han llevado a leer estas líneas.

Pide días libres en el trabajo

Hay gente que todavía no lo sabe, pero tenemos derecho a tener días libres en el trabajo cuando afrontamos un cambio de vivienda. Si no lo sabías, seguro que te hemos alegrado el día. Es muy importante esto, ya que durante los días que dura el traslado, es fundamental para tu salud mental y física que estés centrado única y exclusivamente en lo que debes. Cuando llegue el momento, entenderás por qué.

Limpia la casa antes de llegar

Seguro que nunca lo habías pensado pero es de perogrullo. Un espacio es mucho más fácil de limpiar cuando no hay objetos en su superficie, no se crean pequeños huecos. Es mucho más sencillo pasar una escoba o una aspiradora por un terreno liso sin obstáculos que hacerlo cuando hay varios muebles u otros objetos de por medio. Así que antes de meter tus pertenencias en tu nuevo hogar, ten en cuenta esto.

Ten a mano una bolsa ‘de primeros auxilios’

Depende de cómo de compleja sea tu mudanza, pero siempre es aconsejable sea cual sea tu caso guardar en una pequeña bolsa artículos de primera necesidad o que uses a menudo. Haz una lista antes de la mudanza sobre el tipo de cosas que te gustaría tener a mano nada más llegar, porque nada crea más estrés que ponerte a buscar un objeto en concreto entre cientos de bolsas y no encontrarlo. El cargador del móvil, el cepillo de dientes, un rollo de papel higiénico… No saber dónde puedes encontrar estos objetos cuando llegues a tu nueva casa puede ser la peor forma de empezar tu nueva vida.

Y un consejillo extra y no por ello menos importante, mucha paciencia y nunca pierdas la calma. Sabes de antemano que estos días van a ser duros así que no te compliques de más y no pagues la ansiedad con nadie de tu familia o amistades, esa sí sería la peor forma de empezar.