INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Agosto ya ha acabado. ¡Septiembre está aquí! Y con este nuevo mes comienza para muchos el duro y costoso periodo de decir adiós a las vacaciones y volver a la rutina.

Pero este año será diferente y no supondrá ningún drama. Para mantener tu síndrome postvacacional a raya, te damos unos buenos consejos que te ayudarán a tener una vuelta mucho más relajada. ¡Ya lo verás!

1. Asimila que las vacaciones han acabado

No alargues más tu disgusto: da por hecho que tus vacaciones ya han finalizado. Lo importante es que hayas disfrutado de ese periodo. Piensa que si todos los días fueran de vacaciones al final no valorarías tanto los días libres. Seguro que el próximo periodo vacacional llega mucho antes de lo que esperas.

2. Vuele al trabajo poco a poco

Lo ideal sería volver al trabajo un jueves. Así, tienes jueves y viernes para poder hacerte a la idea de que has vuelto y el fin de semana para recuperarte de ese momento. Intenta, en la medida de lo posible, no cargar de actividad laboral tus primeras jornadas. Pasar de las vacaciones a un pico de mucho trabajo puede ser contraproducente.

3. Busca algo que te motive en tu trabajo

Con la llegada de septiembre y el “nuevo curso” quizá llegue el momento de plantearse nuevos objetivos laborales. Puedes proponerte un ascenso, mejorar la relación con tu jefe o tus compañeros o mejorar tu rutina dentro del trabajo. Aprovecha este momento para dar rienda suelta a tu proactividad. Tienes las pilas bien cargadas después de las vacaciones y eso se tiene que notar en tu desempeño.

4. No entres mucho a las redes sociales

Entrar a las redes sociales no es malo en absoluto, pero puedes llevarte un gran disgusto si lo haces en estos días cuando veas que muchos de tus amigos aún siguen de vacaciones. Claro, que mientras tú estabas descansando ellos todavía estaban trabajando… Lo mejor es desconectar de ellas durante unos días y así evitar la famosa “envidia sana”, que de sana no tiene nada.

5. Plantéate un cambio de aires en casa

¿Qué tal aprovechar estos días para mantener la cabeza ocupada y pintar alguna habitación de tu casa? Un soplo de aire fresco te ayudará a cambiar el chip. Puede ser algo rápido y divertido. Te recomendamos que guardes tus muebles y objetos en un trastero para reformas y así acabar antes y limpiar más fácilmente. ¡Un cambio de vez en cuando siempre viene bien!

6. Date algún capricho

¿Qué tal si para compensar el mal trago de la vuelta a la rutina te das algún capricho? Puede ser una buena cena, un regalo que quieras autorregalarte porque tú te lo mereces ? ¡Seguro que excusas no te faltan!

7. La vida es bella

Aunque ahora no puedas verlo, la rutina tiene también su encanto y nos permite llevar una vida más organizada. Volver al gimnasio, volver a quedar con los amigos y volver de nuevo a las calles de tu ciudad. Quizá no te hayas dado cuenta aún, pero en el fondo lo estabas echando de menos 🙂