ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

Saber cómo distribuir las estanterías en tu trastero es muy útil si quieres aprovechar al máximo el espacio. De esta forma, podrás sacar el máximo partido de los espacios reducidos. Así, contarás con mayor libertad y amplitud en tu lugar de vivienda habitual. Para ello, basta con tener en cuenta algunos detalles y seguir nuestros consejos. Conseguirás que espacios reducidos se convierten en lugares donde parece que es posible guardar cualquier elemento.

Distribuir estanterías: cuál escoger

Antes de saber cómo vamos a distribuir las estanterías de tu trastero, es importante saber qué estanterías podemos colocar. Así, contamos con diferentes tipos, modelos y materiales de estanterías según nuestras necesidades. Para ello, es conveniente echar un vistazo por Internet o acercarse a una de las muchas tiendas especializadas. De esta forma, podremos comprobar la enorme variedad existente y tomar la decisión más adecuada.

Para la distribución de los trasteros, existen principalmente tres tipos de estanterías para trastero: plástico, metálica y de madera. Las primeras, como podréis comprobar, son más livianas. Su reducido peso consigue que tengan una mayor versatilidad y cambiarlas o transportarlas sea muy sencillo.

Por otro lado, esto también es un factor negativo cuando hablamos de estabilidad de los estantes. Así, tanto la madera como el metal tienen una estructura más estable pero su peso no nos permite cambiar la disposición cada poco tiempo. Por esta razón, si estás buscando elementos que vayan a permanecer fijos mucho tiempo, tu opción es madera o metal. Si lo que estás buscando es cambiar cada poco tiempo esa disposición, la mejor solución es optar por el plástico.

Distribuir estanterías: disposición

La distribución de las estanterías para trastero suele traer bastantes quebraderos de cabeza. De esta manera, sacar el máximo partido a espacios reducidos es todo un reto. Sin embargo, no debemos perder la cabeza, algunos espacios son realmente difíciles y es casi imposible cuadrar todas nuestras pertenencias.

Por otro lado, con algunos pequeños trucos conseguiremos que el espacio quede aprovechado al máximo. De esta forma, colocar las estanterías en las paredes laterales del trastero nos dejará todo el espacio central vacío. Así, podremos trabajar libremente o colocar en este lugar objetos que no puedan ser introducidos en los estantes. Por otro lado, debemos tratar de aprovechar los posibles huecos bajo la escalera o recodos del edificio. De esta forma, estaremos sacando partido a espacios que no va a ser posible que tengan otros usos. En estos casos, se suelen colocar objetos cuyo uso se produce con muy poca o ninguna asiduidad. Su acceso suele ser difícil y por ello es importante no colocar elementos que necesitemos sacar a menudo.

Por último, y aunque pudiera parecer muy obvio, es importante no tapar ninguna estantería. En algunas ocasiones, en nuestro afán por sacar el mayor rendimiento y guardar el mayor número de cosas posibles, tapamos estanterías con objetos que pensamos no vamos a utilizar. Esto es un error ya que en caso de necesitar ese elemento, deberemos sacar por completo todos los estantes colocados delante. Tener en cuenta este detalle tan evidente nos evitará muchos enfados posteriores.