ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

Saber cómo guardar muebles de madera nos ayudará a conservar nuestras pertenencias. De esta forma, si tenemos en cuenta algunos factores alargaremos la vida útil del producto. Así, podremos conservar los objetos de madera sin que sufran desgaste o deterioro. Para ello, es aconsejable seguir los consejos que os dejamos a continuación. De esta manera, conseguiremos que nuestros muebles de madera estén en perfectas condiciones cuando queramos volver a utilizarlos. ¡Descubre las ideas que te ayudarán a conservar y mantener tus muebles de madera como nuevos!

Guardar muebles de madera: agua

El principal enemigo de la madera es, sin lugar a dudas, el agua. Por este motivo, cuando busquemos un trastero para guardar o almacenar nuestras pertenencias de madera, debemos prestar atención a este elemento. Será importante fijarnos que no haya ninguna filtración por las paredes, suelos y techos. Además, si tenemos oportunidad, será conveniente medir la humedad del espacio. En muchas ocasiones, no nos fijamos demasiado en este aspecto y podría llegar a ser determinante. Por esta razón, contar con un higrómetro para obtener los datos del espacio será una buena idea.

Por otro lado, nunca estamos a salvo de la rotura de una tubería o la filtración de agua por algún hueco. Por esta razón, ya sean muebles de madera para guardar zapatos, ropa o libros, debemos evitar que estén en contacto con el suelo. Así, con algunos estantes y muebles pequeños es más sencillo. Bastará con colocarlos sobre una estantería metálica. Sin embargo, con los muebles de mayor tamaño resulta algo más complicado. Para ello, debemos disponer una base metálica sobre la que apoyarlos o, como mínimo, colocarlos sobre una lámina plástica. De esta forma, podremos aislar los muebles ante un imprevisto de esta categoría.

Guardar muebles de madera: protección

Además de la debida protección frente al agua, para guardar muebles de madera hay que tener en consideración otros aspectos. Por un lado, tenemos que proteger estos elementos del polvo. Puede parecer que el polvo no es dañino y que una simple limpieza podría eliminarlo. Sin embargo, en muchas ocasiones, ese polvo viene acompañado de ciertas partículas dañinas para nuestros muebles. Así, por medio de mantas o telas es conveniente cubrirlos para protegerlos. Con ello conseguiremos que se mantengan en condiciones adecuadas para volver a utilizarlos más adelante.

La madera es un material bastante sensible. Son numerosos los hongos e insectos xilófagos que tratan de atacarla y destruirla. Polillas, carcomas y termitas son los más conocidos. Para proteger la madera frente a estos insectos debemos procurar que el mueble tenga poca humedad y cuente con una protección suficiente. Así, en algunos casos, la aplicación de un barniz o cera no es del todo desaconsejable.

Por último, lo que pocas personas conocen y tienen en cuenta son los problemas que causa la luz solar sobre la madera. Si existe un elemento que daña de forma extrema la madera ese es el Sol. De esta forma, no se produce solamente un deterioro del material de protección o decoración, si no que la propia madera se ve afectada por este elemento. Así, no debemos nunca dejar cerca de las ventanas o puertas que permitan pasar la luz nuestros muebles. De esta forma, estaremos evitando la exposición directa y su deterioro.