INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Bucear es una de las sensaciones más extraordinarias que podemos experimentar en la vida. Se trata de un deporte que te abre la puerta a un mundo desconocido lleno de especies inimaginables. Por eso, quienes lo prueban siempre repiten.

No obstante, la práctica de este deporte no se suele considerar barata y muchas personas acaban optando por comprarse su propio equipamiento. En este artículo te contamos cómo conservarlo en perfecto estado entre uso y uso para que su vida útil sea lo más larga posible.

Consejos para preparar y guardar correctamente el equipo de buceo

El material de los equipos de buceo exige una serie de cuidados especiales tras su uso si queremos que no pierda eficiencia y durabilidad. Exige unas condiciones que muchas veces no podemos garantizar en casa, por lo que contar con un trastero es una de las opciones más habituales para garantizar que se conserve en perfecto estado.

Su cuidado es especialmente delicado en dos momentos clave tras su uso: el lavado y el secado.

Cómo lavar el traje de buceo

La sal del agua marina es muy corrosiva y puede dañar al equipo si esta no se retira de manera inmediata tras una inmersión. Por ello, es fundamental enjuagar el traje de neopreno y todos los elementos del equipo con agua dulce para retirar esa sal. De otro modo, al secarse con la sal, esta puede cristalizarse y dañar el material haciendo que pierda su impermeabilidad.

Enjuagar el equipo de buceo con abundante agua dulce no solo evita que este se seque sin ningún resto de sal sino que también es muy necesario para la arena. Eliminar los restos de arena es especialmente necesario en la máscara. Así evitaremos que esta pueda rayar el cristal quitándonos visibilidad durante las inmersiones.

Cómo secar el traje de buceo

Una vez lavado el equipo, es importante secarlo correctamente para evitar humedades. Para ello, es recomendable secar el traje de neopreno del revés, siendo la cara interior del traje la primera en quedar completamente seca y la que reciba un mayor impacto por la luz.

Igual que la luz, el sol directo puede también repercutir en la conservación del material acuático, pues sus rayos ultravioleta afectan a las fibras del traje haciendo que el traje y las gomas de la máscara, etc. pierdan flexibilidad e incluso se agrieten. Por ello, lo mejor es asegurarte de que se seque en un lugar con poca luminosidad y temperaturas no muy elevadas.

Una vez limpio y seco, es importante reservar un lugar exclusivamente para el equipo de buceo donde estén todos los accesorios bien empaquetados y localizados. En este sentido, un trastero reúne todas las condiciones para conservarlo con comodidad y accesibilidad.

No te olvides de seguir estos pasos cada vez que realices una inmersión en el mar para así prolongar la vida útil de tu equipo de buceo.