ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

Madrid, la villa, la capital del Estado y de la Comunidad de Madrid. El municipio más poblado de España, la tercera ciudad más poblada de Europa, por detrás de Berlín y Londres, y la primera área metropolitana española en actividad económica.

Todo esto se traduce en qué Madrid ofrece muchas oportunidades laborales, por eso mucha gente de otras ciudades acaba viviendo en la capital por trabajo. Pero una consecuencia de esto también es la masificación, mucha gente en un espacio reducido, y pese a que Madrid, no para de crecer a lo ancho y largo, también ha crecido en vertical. Aún así, los pisos y las viviendas son cada vez más reducidos, y nosotros seguimos necesitando un lugar dónde guardar nuestras cosas. Para eso, existen soluciones, como el alquilar un trastero en Madrid capital, sin necesidad de tener que irte a las afueras, que es donde generalmente están situados.

Si vives en Madrid es probable que necesites espacio extra en tu casa, porque a lo largo de los años vamos acumulando muchas pertenencias que, a lo mejor, no usamos en nuestro día a día pero no queremos deshacernos de ellas, como puede ser la bici de montaña, el equipamiento de esquí u otras cosas que ocupan bastante espacio y no quieres tener por medio de la casa. Globalbox tiene la solución, y en pleno Madrid, más concretamente, en el distrito de San Blas-Canillejas y con todos los servicios, como un seguro gratuito, para dejar tus pertenencias con total garantía, además de contar con vigilancia 24h, llave y código personal a petición de cada cliente.

Otra ventaja de la que se puede disfrutar es que, para los primeros traslados, se puede hacer uso de las furgonetas de Globalbox de forma gratuita, por lo que tu mudanza de pertenencias será mucho más fácil, y podrás tener tu casa más libre de objetos y ordenada. Y en el momento en el que decidas que ya no necesitas un trastero, puedes abandonarlo cuando quieras, sin compromiso alguno.

De esta forma, vivir en la capital, en la Villa, será mucho más llevadero, porque, aunque en tu piso no te quepan todas tus pertenencias, sabes que sin salir de la ciudad puedes tener tus cosas y disponer de ellas en el momento que tú quieras, ganándole ese espacio extra a tu vivienda.