ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 196 65 94

Hoy en día muchas personas, sobre todo en las grandes ciudades, viven en pisos de reducidas dimensiones. Es esta situación, sumada a la cantidad de objetos que llegamos a acumular, la que plantea un problema: nuestras pertenencias no caben en el hogar.

Con este punto de partida comenzamos a crear una especie de tetris en el que ir acumulando pertenencias en casa hasta que tomamos la mejor decisión de todas: alquilar un trastero.

A la hora de alquilar un trastero empiezan a intervenir diferentes variables que deberemos considerar. Es cuando comienza la búsqueda de un trastero en el que albergar nuestras pertenencias.

Lamentablemente, muchas veces el precio es el único aspecto en el que nos fijamos, o uno de los que más peso tiene. Un precio barato puede estar muy bien si se cumplen una serie de requisitos y mínimos que garanticen que lo que guardamos en el trastero va a estar en perfectas condiciones. Sin embargo, muchas veces ese precio tan bajo encierra una falta de servicios de atención al cliente, de seguridad o de infraestructuras.

Por tanto, no debemos fijarnos solamente en que un trastero sea barato y sí ver que cumple una serie de requisitos:

  • Cercanía. Que un trastero esté cerca de nuestro domicilio hace que sea mucho más fácil que nos desplacemos hasta él para dejar o recoger cosas cuando nos sea necesario. Aunque no esté muy cerca, puede que sí tenga facilidades para llegar en coche o en transporte público, lo que también será de valorar.
  • Seguridad. No se trata de dejar tus pertenencias abandonadas en el trastero. Queremos que lo que dejemos allí siga estando cuando vayamos a por ello. Por eso, debes asegurarte de que exista algún tipo de seguridad, ya sea personal humano o cámaras con circuito cerrado de vigilancia y alarmas.
  • Infraesctructuras. Un trastero no debe reducirse a un cuarto más o menos grande y cerrado donde dejar tus objetos. Ese espacio debe estar revestido con materiales que aíslen del frío, del calor excesivo o de las lluvias, y con una puerta que sea resistente y firme.
  • Atención al cliente. No solo el lugar donde está el trastero o el trastero en sí cuentan, sino que el trato o el servicio que desde la empresa de trasteros se ofrezca al cliente debe estar a la altura. Esto será muy importante si en algún momento tienes algún problema o deseas realizar alguna petición como cambiar a un trastero más grande.

Son todas estas variables las que hacen que al final valores un precio. Es decir, un trastero que cumple con las cualidades que se consideran óptimas para ti podrá ser económico aún teniendo un precio superior a otro que es más barato pero no las cumple.