ALQUILER DE TRASTEROS EN MADRID 91 875 87 07

Llega esa época del año en la que toca guardar ciertas camisetas, pantalones y complementos. Por esta razón, unos trucos para organizar la ropa de verano son siempre bienvenidos. De esta forma, podremos conseguir más espacio en nuestro hogar y conservar nuestra ropa en buenas condiciones hasta el próximo año. Para ello, os hemos traído algunas ideas que os ayudarán a conseguir un buen resultado. Así, podréis disfrutar de vuestra vivienda y volver a recuperar dentro de unos meses esa ropa para épocas más cálidas. ¡No te pierdas los consejos que vamos a recomendarte a continuación!

Organizar la ropa de verano: pliegues infinitos

Una de las técnicas que más tendremos que entrenar para guardar ropa de verano es el doblado. Así, debemos conseguir una gran habilidad para convertir todo tipo de elementos en reducidos paquetes de ropa. Doblar ropa interior sobre sí misma, conocer nuevos patrones… todo es válido si nos ayuda a reducir el espacio que ocupa una pieza de ropa en nuestro armario. De esta manera, podremos guardar más ropa de verano en un mismo cajón o una caja de cartón.

Una vez tengamos todo bien doblado, debemos proteger ese espacio donde hemos colocado la ropa. De esta forma, si es una caja de cartón, procura no dejarla nunca cerca del suelo. Así, evitarás que en caso de algún problema de humedad o filtración de agua tus prendas se estropeen.

Organizar la ropa de verano: multiplica el espacio

En internet, revistas y otros medios de comunicación, podréis encontrar multitud de trucos que os ayudarán a multiplicar el espacio de vuestra vivienda. De esta manera, conseguiréis que una casa o habitación de reducidas dimensiones pueda aumentar su capacidad. Para ello, no dejéis de innovar y utilizar todo tipo de trucos. Colgar perchas de dos en dos con una anilla de una lata de bebida, doblar la ropa en vertical o utilizar organizadores en los cajones nos ayudarán a sacar el máximo partido a nuestros armarios y muebles.

Organizar la ropa de verano: aprovecha para una limpieza

A lo largo de nuestra vida, y más aún en épocas de buen tiempo, vamos acumulando una gran cantidad de ropa. De esta forma, cuando queremos darnos cuenta tenemos un armario con piezas que apenas utilizamos o están sin estrenar. Por este motivo, la limpieza de cara al invierno o al verano es un buen momento para realizar una selección de ropa. Así, cuando nos dispongamos a guardar ropa de verano podemos aprovechar para tirar o donar aquello que apenas nos ponemos. Además de seguir manteniendo con “vida” estas prendas, estaremos haciendo espacio para nuevos modelos.

Organizar la ropa de verano: vuelve el verano

Organizar la ropa de verano no suele ser un trabajo agradable ni que nos guste repetir. Por esta razón, si hacemos esta tarea de forma adecuada una vez, no deberemos tener que volver a lidiar con ella de nuevo cuando acabe el invierno. Para ello, cuando guardes la ropa de verano hazlo de forma ordenada. Separa camisetas, camisas, bañadores, pantalones… Así, cuando tengas que desempolvar todos estos objetos, no pasarás horas ordenándolos de nuevo en tu armario.