INFORMATE SIN COMPROMISO 91 875 87 07

Tras la burbuja inmobiliaria y la subida desmedida de los precios de alquiler en el centro de las ciudades, son muchos los que se preguntan si se puede vivir en un trastero. En internet, encontramos algunas imágenes de estos espacios aclimatados para este propósito. Sin embargo, ¿es legal tener el lugar de residencia habitual en un trastero? Pues bien, esto es lo que nos gustaría analizar en el siguiente artículo.

Seguridad

Son muchos los ejemplos que podemos encontrar a través de internet de personas que viven en trasteros. De esta forma, y con un estilo minimalista, han decorado estos reducidos espacios para su vida diaria. Tanto las fotos como las impresiones de estas personas suelen ser muy positivas. Sin embargo, no debemos fiarnos solamente de estos ejemplos para tomar una decisión de este tipo. Así, en muchas ocasiones, no conocen toda la parte de la historia o la situación de esa persona. Por ello, generalmente nos llega una imagen parcial y sesgada de la auténtica realidad.

Vivir en un trastero tiene el principal inconveniente de la seguridad. Esto se debe, principalmente, a que no son lugares adaptados para residir. De esta forma, nos encontraremos que en verano hace mucho calor y en invierno mucho frío. Las temperaturas alcanzadas no son un problema para la mayoría de los objetos, pero si para los seres humanos. Así, muchas de las personas que adaptan trasteros deciden “aclimatar” estos espacios de formas poco ortodoxas. Hogueras con maderas o gasolina en invierno o ventiladores de gran potencia en verano. Todos estos elementos pueden llegar a causar algún percance en el espacio. De esta manera, como estos lugares no están preparados para la rápida evacuación de las personas en esas situaciones, se convertirán en una trampa mortal.

¿Es legal vivir en un trastero?

La segunda de las condiciones importantes a tener en cuenta cuando hablamos de un trastero es la legalidad de este espacio. Una vez decidimos arrendar un trastero, nos disponemos a firmar un contrato para formalizar la operación. Así, en ese contrato, queda determinado el uso de esa habitación, los elementos que se pueden o no se pueden almacenar…

De esta forma, para que sea posible utilizar como vivienda, un espacio debe contar con cédula de habitabilidad. Pero, ¿qué es cédula de habitabilidad? Pues bien, la cédula de habitabilidad es un documento de carácter administrativo. En este documento queda claro que el lugar cuenta con las condiciones básicas para ser habitado. Así, encontramos que, en función de la antigüedad del inmueble, las cédulas de habitabilidad son diferentes. Por un lado, tenemos la cédula primera ocupación cuando se trata de un edificio de nueva construcción. En segundo lugar, la cédula de segunda ocupación se emite en edificios existentes que cambian de titular. Y, por último, encontramos la cédula de primera ocupación de rehabilitación cuando una vivienda ha sido rehabilitada y adaptada para poder albergar a una persona o familia.

Así que, como has podido observar, si estás pensando en vivir en un trastero, te recomendamos que cambies de idea. Los inconvenientes son innumerables y su uso está claramente definido por la legislación vigente.